Eiza Gonzalez y el mexicano inseguro.

 

El domingo pasado se llevó a cabo quizás una de las entregas de premios Oscar más predecibles de los últimos años. ¿Fue esto lo que la convirtió en la entrega menos vista de los últimos años? No sólo tuvo ese récord, ya que también fue la premiación más inclusiva en lo que a presentadores y nominaciones se refiere. Tiffanny Haddish bromeó con el asunto, are the Oscars so black now?

La presencia de mexicanos fue vasta. Y mientras unos disfrutaban el logro de Guillermo del Toro, quien fue el gran ganador de la noche, otros se centraron en Eiza Gonzalez y es un tema que resalta ya que viene contrariando la intención y mensaje que se buscaba durante el evento.

¿Qué hace levantar el odio y la crítica a ella?

Dejando a un lado los memes que aluden y giran en torno al color del vestido, es interesante ver cómo la mayoría de la conversación es en torno a ella y lo simple que se veía, lo sencilla que estaba, que debió usar otros vestidos, que debió portar de algún diseñador mexicano, que perdió el suelo, que se ha sometido a cirugías plásticas, y así continuando con lo que ustedes hayan leído de ella.

En mi opinión todo el asunto se origina en 50/50. Mitad envidia y mitad misoginia.

Vayamos por partes.

Hablar del mexicano y su recurrente modo de hacer menos a otro mexicano sería desviarse demasiado del tema y tenemos ese análisis bastante esclarecido. Porque siendo realistas, ¿quién si no ella, debería haber sido invitada? Baby Driver, película que ha recaudado 226 millones de dólares y de la que fué parte del elenco principal estuvo nominada a 3 premios Oscar. Y no olvidemos que protagonizó el video de Supplies de Justin Timberlake, a unos días de su actuación en el medio tiempo del Super Bowl. ¿No son esas grandes ligas?

Entonces, lo de ir a la entrega y ser presentadora, se lo merecía.

El otro punto es más evidente e irónico. El vestido de Ralph Lauren que usó fue una gran elección, así como lo fué la joyería de Chopard y el maquillaje y peinado. Háganse las siguientes preguntas, ¿qué hubiera pasado si hubiera optado por un look similar al de Natalia Lafourcade, y se decidiera a usar flores en la cabeza? ¿Qué hubiera pasado si se hubiera puesto lentes oscuros como hiciera Gael García en 2013? ¿Qué hubiera pasado si decidiera no peinarse como hiciera Diego Luna en 2007? ¿Qué hubiera pasado si decidiera ir en look desaliñado como Alejandro Gonzalez Iñarritu en…bueno básicamente todos los años? Ninguno de los anteriores fue severamente criticado como lo ha sido Eiza Gonzalez estos días. ¿Es un asunto misógino? ¿Es un asunto de envidia? ¿Es que como mexicanos no podemos ver a alguien superarse sin verle un aspecto negativo? ¿Es todas las anteriores?

¿Tendrán que pasar 15 años como en el caso de Salma, a quién aparentemente el pueblo mexicano ha perdonado y acobijado como un emblema nacional, cuando por años se le hizo menos y fue odiada por hacer lo que muchos directores y actores han hecho con el aplauso y cariño que ella no tuvo?

Siendo Día Internacional de la Mujer, estas son algunas preguntas que deberíamos todos contestar honestamente. Bien dicen: Confident women don´t hate other women.

 

eiza_gonzalez_en_los_premios_oscar_2018_3617_1198x1800

1 Comment